jueves, 3 de diciembre de 2009

HISTORIA DE LA FERIA DE LA PIÑATA



En un principio, esta festividad sirvió a la orden de los franciscanos como un medio para instruir a los indios acera del nacimiento de Cristo, mediante representaciones hechas por los mismos frailes, en donde por medio de la evangelización quisieron posteriormente dar a entender a los indígenas a través de una cruz e imágenes la representación del dolor y el martirio que vivió Jesucristo en su pasión. Con el tiempo el Papa Sixto V en 1587 la propuesta de los agustinos, que consistía en que los propios indígenas representaran y cantaran el mencionado peregrinaje. Así, en esos nueve días de posadas los nativos eran catequizados: la piñata, olla de barro rellena de fruta, cacahuates, (adornada con recortes de papel) de distintos colores que los asistentes, previamente vendados y armados con un palo, tratan de romper para llevarse la fruta.

Las posadas son una tradición popular mexicana que tienen lugar en su festejo del 16 al 24 de Diciembre y conmemora el peregrinar de la Virgen María y San José camino a Belén para buscar un lugar y poder pasar la noche.

La Navidad, celebración anual en la que se conmemora el nacimiento del niño Jesús en Belén, según los evangelios de San Mateo y San Lucas.

La Navidad es una creación del Siglo XIX, el árbol es originario de zonas germanas, el cual se extendió por otras zonas de Europa y América. Los villancicos fueron recuperados y se originaron algunos nuevos. Las tarjetas de Navidad empezaron a utilizarse hasta la década de1870 aunque la primera de ellas se imprimió en Londres en 1846. La familiar imagen de Santa Claus con el trineo los renos y las bolsas con juguetes es una invención estadounidense de estos años, aunque la leyenda de papa Noel sea antigua y compleja, surja en parte de San Nicolás y una jovial figura medieval, que es el espíritu de navidad.

Actualmente, la Navidad es una fiesta más profana que religiosa, es un tiempo de gran actividad comercial e intercambio de regalos, reuniones y comidas familiares. En occidente se celebra la misa de gallo, en iglesias y catedrales. En los países de América Latina, de arraigada tradición católica se celebra especialmente la Nochebuena (24 de diciembre). Con una cena familiar en la que se elaboran una gran diversidad de platillos, postres y bebidas tradicionales, también se acostumbra a asistir a Misa de Gallo y celebrar con cohetes y fuegos artificiales.

En Mexico, la Nochebuena constituye la culminación de una celebración que dura nueve días a la que se le llama “Las Posadas”. Estas empiezan el 16 de diciembre y conmemoran el viaje de María y José en búsqueda de alojamiento antes del nacimiento de Jesús. El numero nueve alude a los nueve meses de embarazo de María, parte esencial de esta fiesta y que consiste en pedir posada mediante unos cánticos en los que unos asisten solicitando el favor de ser recibidos y otros el de responder, primero negándose y al final concediéndolo, con lo que todos estallan en jubilo por el feliz final de la travesía de los peregrinos. Otro elemento fundamental es la piñata que con el canto de la letanía, las luces de bengala, los dulces y las bebidas propias de la época aglutinan las enseñanzas introducidas por los evangelizadores en la Nueva España en la segunda mitad del Siglo XVI. El origen de las piñatas y las posadas se da en El Ex Convento de San Agustín Acolman, en donde los Monjes agustinos aprovechan la coincidencia de las fechas cristianas y las de los ritos de los aztecas, quienes festejaban el nacimiento de su máxima deidad, el Dios Huitzilopochtli.

Las piñatas simbolizan las tres virtudes teologales:

*La fe, se vendan los ojos sin otro guía más que las voces arriba, abajo, atrás, adelante que tratan de hacernos el mal.

*La esperanza, porque miramos hacia el cielo anhelando y esperando el premio.

*La caridad, porque si se rompe la piñata destrozamos los vistosos oropeles del pecado, alcanzando los regalos deseados para compartirlos.

La piñata representa la lucha que sostiene el hombre valiéndose de la fe simbolizada por el palo para destruir el mal de la pasiones, mismos que representan los siete pecados capitales como son: lujuria, gula, pereza, ira, vanidad, avaricia y soberbia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada